La historia de un ángel


Dios quiso bendecir a José y Susana, pero sin quererlo... o no... aquel 20 de junio de 1982, mandó al mundo a un angelito que nos bendeciría con el tiempo a muchisimos más.
Aquel ángel no es mas ni menos, que, Pablo Luciano Ravassollo, quien entre juegos y escuela, desde aquella infancia en el barrio Las Palmas, forjaría el alma y el temple de un auténtico guerrero.


Entre sus juegos, el preferido era cantar. A toda hora, en el lugar que sea, como cuenta Susana cada vez que emocionada lo recuerda. En los actos escolares, era el que siempre decia presente al momento de cantar o resitar poemas de memoria. Creció como cualquier otro niño, pero dentro de sí, tambien crecía el sueño de ser cantante. Su mayor experiencia la tuvo de la mano del "Clan de Ariel Ferrari", lo cual le sirvió de envión para alcanzar su meta, su mayor sueño...

 

El gran sueño de Pablo, siempre fue alentado por su madre, quien a pesar de creerlo imposible jamás dejó de apoyarlo. Y aquel tan ansiado día había llegado, Susana sola en casa se quedó rezando... "que si era para bien que le abriera el camino y si era para mal que le pusiera cualquier traba".
Pablo había salido con su padre como a las 3 de la tarde. Como a las 9 de la noche llamo José para avisarle que su hijo habia quedado entre los cuatro finalistas.

La sonrisa que Pablo mostraba en rostro, al regresar tarde aquella noche, lo dijo todo. El orgullo que sintieron de ver a su hijo alcanzar su gran sueño, aún lo sienten. Su amado niño, habia alcanzado su mayor anhelo, Pablito era ya... el nuevo cantante de Trulala.

 

Su comienzo en Trula no fue para nada sencillo. Debia ocupar un lugar muy importante dentro de la estructura de la banda, la cual habia sufrido una de las separaciones mas traumáticas. Ademas Pablo fue el primer cantante elegido sin la aprobación de Manolo.
Era el año 2002 y Trulala comenzaba a pelearla de nuevo, como siempre, y Pablo, junto a Alejandro y Claudio eran las caras visibles del nuevo Trula que desembarcaba en Buenos Aires para presentarse en television. Luego vinieron los discos, nuevos compañeros, los exitos. En 2005 quedaron solo Ale y Pablo y los dos discos que grabaron fueron de los mejores de la historia de Trulala.


La relación de Pablo con su público era perfecta. Siempre dispuesto al flash, al abrazo, al autografo. Aunque al estar cerca de el uno sentía que estaba cerca de un amigo y no de una estrella. Eso lo logra solamente la humildad. A Pablo le sobraba.
A comienzos de 2006 el festival de Villa María nos trajo uno de los recitales mas recordados de la historia. Ale y Pablo inolvidables. Pablo se encontraba en su mejor momento, parecia cubrir todo el escenario, su voz y su figura quedaran por siempre grabadas en nuestra memoria.


Pero aquel show, aquel mágnifico show, fue como un inmenso abrazo de despedida. Pablo nos dio todo aquella noche y nadie queria que se terminara. Pero Pablito debia irse.
Pasaron unos dias y Pablo dijo adios. Volvio a donde pertenecia, a aquel lugar de donde provienen los ángeles. Vino a devolvernos la alegría a los trulaleros y al cumplir con su misión se fue.


Gracias Pablo por haber existido, por habernos dado tanto. Gracias por sentir, compartir y llevar en tu alma, este sentimiento inmortal que tenemos los trulaleros. Gracias por tu voz, por tu sonrisa, por tus canciones, por tu amistad.


Gracias Pablo por ser, eternamente, el angelito de Trulala.

 

 

 

Momentos en imágenes


Pablo en el "Clan de Ariel Ferrari" Pablo en el Festival Cosquin Cuarteto 2004 Pablo con el disco de oro por el CD "Maestro" Pablo en el Festival de Villa María 2005

Video Homenaje realizado por Trulalerosdealma, editado por Gaston "El Tucu" Gardella



Dejale un mensaje a Pablo



  Me gusta